Brasil 2014: Suiza puede dar el gran salto

Brasil 2014Se han cumplido ya seis meses desde que Alexander Frei sacudiera los cimientos del fútbol suizo. El delantero del Basilea anunció que colgaba las botas a los 33 años y, poco después, asumió el cargo de director deportivo del Lucerna. Pero hace dos semanas, el máximo goleador histórico de la selección de Suiza (42 goles en 84 partidos) volvió a acaparar los flashes.

Frei fue la mano inocente en el sorteo de los emparejamientos de repesca de la zona europea para la Copa del Mundo Brasil 2014.

En interesante charla, el mejor futbolista de la Super League Suiza en 2011 y 2012 habla en exclusiva sobre sus mejores recuerdos, la situación actual del entramado dirigido por Ottmar Hitzfeld y la esperadísima cita con la élite mundial del próximo año.

Señor Frei, ¿cómo se vio en el papel de mano inocente?

Eran dos bombos con cuatro selecciones cada uno, así que fue bastante sencillo. Me dio la impresión de que los presentes en la sala quedaron satisfechos con el resultado, y creo que todos los combinados cuentan con posibilidades de clasificarse para el Mundial de futbol.

¿Qué eliminatoria le parece la más igualada?

Portugal-Suecia, sin duda. Me da un poco de pena que Cristiano Ronaldo o Zlatan Ibrahimovic, dos de las grandes figuras del fútbol mundial, tengan que ver el Mundial de futbol desde casa. Pero así son las cosas. Será el duelo más difícil e igualado. Se habla mucho sobre cuál de las dos naciones parte con ventaja, si Portugal por jugar la ida en casa o Suecia por ser local en la vuelta. En cualquier caso, estoy seguro de que será una eliminatoria apasionante para asistir a la Copa del Mundo Brasil 2014.

En cambio Suiza ya tiene en el bolsillo su billete para la Copa del Mundo Brasil 2014. ¿Cómo ha vivido su clasificación?

La verdad es que se ha impuesto con gran solvencia a sus rivales. A mi juicio, al resto de equipos que componían el grupo les ha faltado un puntito de calidad. La clasificación final lo dice todo: los siete puntos de ventaja sobre el segundo demuestran la superioridad de Suiza, aunque algunos insinuaron que la selección estaba sufriendo una pequeña crisis. No obstante, yo creo que fue más bien un leve revés sin importancia.

¿Islandia ha sido quien más le ha sorprendido?

Me gustan los equipos con carácter ofensivo y que creen en sí mismos. Islandia no es un país muy futbolero, o quizá no lo sea todavía, quién sabe. Pero me gusta su actitud y le deseo todo lo mejor. Con esto no quiero decir que vaya contra Croacia en la repesca, ni mucho menos, es simplemente que me parecería precioso que una selección que no ha participado todavía en un gran torneo se clasificase para el Mundial de futbol.

¿Cómo ve al combinado suizo de cara a Brasil 2014?

A día de hoy, muy bien. El problema es que aún quedan muchos meses hasta que empiece el Mundial y, de aquí a entonces, pueden pasar muchas cosas. Por ejemplo, que algunos jugadores pierdan la titularidad en sus equipos en la segunda vuelta del campeonato, o que cambien de club y no les salgan las cosas como esperaban… Debemos ser pacientes estos próximos seis u ocho meses y no caer en la euforia. Por su modo de trabajar, estoy seguro de que Ottmar Hitzfeld baraja una lista de entre 30 y 40 futbolistas, de los cuales solamente 23 irán al Mundial.

Usted participó en dos Copas Mundiales de la FIFA. ¿Cuáles considera que fueron las mayores diferencias entre el torneo celebrado en Alemania y el de Sudáfrica?

En Alemania 2006 estaba en mi plenitud. En cambio, a Sudáfrica 2010 llegué cansado. Me recuperé y jugué algunos minutos, pero no sirvió de mucho. Si preguntásemos a todos los internacionales [suizos] que estuvieron en 2006 cuál es su mejor recuerdo mundialista, todos contestarán que el Mundial de Alemania.

En la Copa del Mundo de 2010 se perdió por lesión el triunfo sobre España. ¿Cómo se sintió?

No me importó. Es más, me alegré mucho de que el equipo se impusiera a España, posterior campeón del mundo. Sin embargo, perdimos el siguiente partido y empatamos el último, por lo que quedamos eliminados al término de la fase de grupos. En Alemania fue muy distinto, porque logramos clasificarnos para octavos de final, y esa alegría es incomparable. El ambiente que había en Colonia nos dio alas para medirnos a Ucrania.

¿Cree que la victoria por 0-1 sobre España en la Copa del Mundo de 2010 tuvo un impacto notable en el fútbol suizo?

El partido fue fenomenal en cuanto al resultado, pero podríamos hablar largo y tendido sobre cómo se consiguió. De todas formas, no creo que aquel encuentro tuviese una gran repercusión en el fútbol suizo. Lo importante en la vida es ir paso a paso y progresar. Nuestros clubes han empezado a creer en la victoria y se han dado cuenta de que también pueden dar la talla a nivel internacional. Ya no se conforman con pertenecer a “ese pequeño país de los Alpes”. Además, el hecho de que algunos de nuestros mejores jugadores triunfen en el extranjero también beneficia mucho a la selección.

suizaUsted inició su carrera en el Basilea, después jugo en el extranjero y, finalmente, regresó al conjunto azulgrana. ¿Qué significa el Basilea para usted?

De pequeño ya era del Basilea, y siempre decía que algún día me gustaría jugar en ese club. Pero no en las categorías inferiores, sino como profesional en el primer equipo y ayudarle de verdad. Y lo conseguí.

Jugó con Suiza a las órdenes de Ottmar Hitzfeld y de Jakob Koebi Kuhn. ¿Había diferencias entre ambos seleccionadores?

No se les puede comparar. Son técnicos completamente distintos, aunque ambos con trayectorias muy exitosas y una línea de trabajo perfectamente definida. No en vano, Suiza se ha clasificado con Hitzfeld para dos grandes torneos –aunque quedó fuera de la Eurocopa de 2012– y con Koebi Kuhn para tres. Por supuesto que hay diferencias en su manera de dirigir al grupo, pero me llevaría mucho tiempo analizarlas.

¿Hasta dónde llegará Suiza en la próxima Copa del Mundo?

Creo que si todos sus jugadores llegan en buena forma tendrá posibilidades de hacer algo grande. Pero todo dependerá también de cómo lleguen los favoritos y de cómo queden conformados los grupos. La selección Suiza posee mucho talento y reúne las cualidades propias del fútbol moderno, por eso creo que puede dar el gran salto. Siempre he dicho que algún día llegará el momento en que Suiza vuelva a clasificarse para los cuartos de final de un gran torneo, y creo que ésta podría ser la ocasión.

¿Cabría soñar incluso con una victoria mundialista para Hitzfeld?

Todos nuestros jugadores sueñan con ser campeones del mundo. De lo contrario, lo mejor sería quedarnos en casa. El espíritu olímpico ya no es suficiente. Este equipo tiene mucha confianza en sí mismo, pero para ser campeón del mundo deben confluir muchas cosas: no tener jugadores sancionados ni bajas por lesión, que aquellos que los sustituyan sean buenos o incluso mejores… No olvidemos que los grandes torneos pueden hacerse muy largos.

Video relacionado: Suiza rumbo a Brasil 2014

YouTube Preview Image

brasil 2014

[ratings]

brasil 2014