Brasil 1950, recuerdos de Pelé

Brasil 1950, recuerdos de PeléEdson Arantes do Nascimento, mejor conocido como Pelé, era apenas un chiquillo cuando se disputó la Copa del Mundo Brasil 1950.

El dolor inmenso que sufrió el país al ver caer a su selección ante la de Uruguay en el encuentro decisivo, ha sido bautizado com el “maracanazo”, tragedia sin precedentes para un país que vive con una intensidad singular el futbol.

En entrevista exclusiva para FIFA.com, Pelé rememora aquel momento, con su visión infantil de aquella época y con la tranquilidad de haberse convertido en uno de los hombres que le dieron a Brasil tres Copas del Mundo de Futbol.

¿Cuál es el recuerdo más marcado que le quedó de aquella experiencia agridulce en 1950?

Desde ya, tengo muy buenos recuerdos futbolísticos a lo largo de mi vida, pero el primero de todos es el de Brasil perdiendo la Copa Mundial ese año. Por primera vez vi a mi padre llorar, y fue por esa derrota. Yo tenía 9 o 10 años y recuerdo verlo a él junto a la radio. Lo vi llorando y le pregunté “¿por qué lloras papá?”. Y él me contestó: “Brasil perdió el Mundial”. Ésa es la imagen que me quedó grabada de 1950. Pero Dios se comportó muy bien conmigo, porque ocho años más tarde estuve en Suecia y gané el título. Jugué cuatro Copas Mundiales y gané tres, incluyendo la última en 1970. Podría decir que Dios me devolvió todo.

Hu_130424_Deportes_Historia_Mundiales_Brasil_1950_Maracanazo¿Cómo afectó al país esa derrota inesperada con Uruguay?
Si bien era un niño, fue la primera vez que vi tanta gente deprimida, tanto llanto… Se decía incluso que dos o tres personas murieron de ataques al corazón. Era joven, pero el recuerdo es de tristeza absoluta. No hay dudas.

El portero Barbosa fue duramente criticado tras el gol de Alcides Ghiggia que sentenció el partido. ¿Lo recuerda aún?
He visto entrevistas de él más tarde, donde decía que la gente lo crucificó por aquel gol. “Jugué muchos partidos para la selección y llegamos a la final, en parte gracias a todas mis atajadas. Pero ahora la gente me culpa por un gol”, decía. Y yo lo siento mucho, pero así es la vida. Desafortunadamente, los aficionados son muy emocionales y sólo quieren victorias. Cuando pierdes, a veces te critican. Es así.

Ghiggia, el hombre que hizo llorar a su padre, estuvo presente en el Sorteo Final de Brasil 2014. ¿Cómo fue ese reencuentro? 
Ya lo había visto dos o tres veces antes del sorteo. Lógicamente hablamos de aquel partido, de mi situación y la suya ese día. Pero a día de hoy, él mismo me dice que ni él ni ninguno de sus compañeros creían que podían ganarle a Brasil.  Brasil era el mejor equipo, había ganado todos sus partidos con facilidad. “Para nosotros fue un milagro, no lo esperábamos”, me dijo. Y a decir verdad, los brasileños tampoco lo esperábamos.

Recientemente manifestó que no quiere que sus hijos lo vean llorar este año como le pasó a usted con su padre en 1950. ¿Quién podría ser el Alcides Ghiggia de la actualidad? ¿Lionel Messi? ¿Luis Suárez quizás?
Lo lamento, pero ojalá nadie repita lo de Ghiggia en Brasil 1950. Lo que todos esperamos es que Brasil haga una buena Copa Mundial, llegue a la final y, de ser posible, se quede con el título. No quiero recordar lo que pasó en 1950. Tengo que confiar y creer en que la victoria es posible, porque nunca sabes: el fútbol es una caja de sorpresas y no gana el mejor. En 1982, por ejemplo, Brasil tenía el mejor equipo, pero perdimos con Italia y quedamos eliminados. No quiero pensar cuál será la situación de los partidos en Brasil. Sólo quiero pensar en positivo, que Brasil va a ganar la Copa. Eso quiero creer.

La Copa del Mundo Brasil 1950 marcó un punto inflexión en los mundiales.  Desde entonces se han disputado ininterrumpidamente y el mundo ha visto sensacionales equipos alzarse con la victoria.

Video: Brasil 1950, recuerdos de Pelé

YouTube Preview Image

Copa del Mundo

Brasil 1950, recuerdos de Pelé